Nos encontramos en el punto en donde el desarrollo de tu bebé lo ha llevado a medir aproximadamente 28 centímetros y pesar más de medio kilo en esta semana 23 de embarazo. También durante esta semana tu bebé ya podrá sentir tus movimientos, prueba ponerle música y dar unos pasos de salsa para que se motive con tu actividad corporal.

Semana 23 de embarazo

¿Cómo se desarrolla mi bebé en su semana 23 de gestación?

En esta etapa los bebés suelen mantener un color rosado, no importa cuál sea el color de su piel en un futuro, además se encuentran muy arrugados.

Su piel aún se encuentra muy fina por lo que es casi transparente y de color rosado.

El verdadero color que mantendrá en su piel se definirá durante el primer año de su vida.

Las venas situadas en sus pulmones se han formado y se encuentran en pleno desarrollo, aunque deben pasar unos cuantos meses para que sus pulmones se desarrollen completamente.

Es por esta razón en la mayoría de los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación, tienden a padecer de dificultad respiratoria.

Los pequeños que nacen en esta semana la semana 23 de embarazo, pueden llegar a sobrevivir, pero, por lo general, corren altos riesgos de padecer muchas complicaciones.

Semana 23 de embarazo

Estado de la madre durante la semana 23 de embarazo

Cuando ocurre un embarazo la sangre que corre por los tejidos incrementa incluyendo la de la boca, por lo que, puede generarse la aparición de complicaciones como las de encías sensibles y sangrantes.

Una patología muy común durante la etapa de gestación y que es conocida como gingivitis del embarazo.

En el caso de encontrarte padeciendo de esta enfermedad, debes continuar tus cuidados bucales adecuados, cepillándote regularmente y usando hilo dental.

La gingivitis del embarazo, de ser descuidada puede llegar a complicarse hasta convertirse en periodontitis. Una enfermedad grave, catalogada como una infección que llega hasta el hueso y tejidos que sostienen los dientes y encías.

Semana 23 de embarazo

Debes cuidar tu higiene bucal.

Durante el primer trimestre de tu embarazo puede que hayas sufrido de severos dolores de cabeza, pero ahora han disminuido.

En su mayoría las mujeres embarazadas experimentas fuertes dolores de cabeza al principio del embarazo, derivado de los cambios hormonales, la circulación sanguínea y la congestión nasa.

También es posible que hayas padecido de una ligera hinchazón en pies y tobillos. A esta patología se le conoce como edema y es provocada por los cambios químicos en la sangre que, retienen los fluidos en los tejidos. Además, el crecimiento del útero, ejerce presión en la vena que pasa por las piernas y que se dirige al corazón, pudiendo ocasionar calambres en las piernas durante el embarazo.

Por lo general, esta retención de líquido se elimina naturalmente luego de que hayas dado a luz y te encuentres sosteniendo a tu pequeño en tus brazos.

Temas