Los niños están expuestos a muchas enfermedades que se encuentran en el medio ambiente. Esto debido a que su sistema inmunológico aún está en desarrollo. La tos ferina en bebés es una enfermedad grave que puede llegar a la muerte. Con esta guía aprenderás todo lo que debes conocer sobre esta patología.

Tos ferina en niños

¿Qué es la tos ferina?

La tos ferina es una enfermedad que cursa con una tos excesiva y es causada por la bacteria bordetella pertussis. Esta se adquiere  a través de las secreciones de personas infectadas. Esta patología es muy grave cuando se presenta en bebés, ya que puede complicarse con una neumonía.

Los síntomas aparecen después de 5 a 10 días de haberse contagiado. Se asemeja a un resfriado común, caracterizado por: moqueo, fiebre, tos y apnea en los bebés. Esta última es cuando ocurre una pausa en la respiración del niño. Cuando se complica con neumonía, al pequeño se le dificulta la respiración, lo que puede llevar a la muerte.

A medida que va evolucionando, la tos ferina en bebés puede complicarse y ocasionar peores síntomas. A los niños les costará mucho respirar, además de que la tos los dejará cansados o con náuseas.

Si crees que tu niño puede tener tos ferina en bebés, debes consultar a tu médico inmediatamente. Esta patología no puede ser tratada en casa y el niño debe ser hospitalizado. La recuperación de esta enfermedad ocurre muy lentamente e incluso puede dejar secuelas de tos.

Tos ferina en niños

¿Cómo se puede evitar la tos ferina en bebés?

Esta puede ser evitada incluso antes del nacimiento del pequeño, a través de un método muy simple: la vacunación. Esta es la forma más efectiva de evitar la tos ferina en bebés.

Las madres vacunadas son inmunes a contraerla. Esta inmunización es transmitida al bebé en su vientre. A través de la lactancia, también se protege al niño contra la tos ferina.

Es recomendable que todas las personas cercanas al bebé estén vacunadas contra esta enfermedad. Ya que esto disminuirá la probabilidad de que el niño o la madre, la contraiga.

Tu pediatra te indicará cual es la fecha en la cual debes vacunar a tu pequeño. La primera dosis se coloca a partir de los 2 meses de vida. Mantener las vacunas del niño al día lo

protegerán contra muchas enfermedades importantes.

La tos ferina en bebés debe ser evitada a como de lugar y las vacunas son el método más efectivo. Consulta con tu pediatra o médico tratante ante cualquier duda. Recuerda que ellos están allí para aclarar todas tus dudas respecto a la salud del pequeño.

Tos ferina en niños

Temas