En esta semana 33 de embarazo tu bebé ha logrado una longitud de 43.6 centímetro de largo desde su cabeza hasta los pies y su peso es de casi 2 kilos, manteniendo similitud con los diámetros y peso de una piña. Semana 33 de embarazo

¿Cómo se desarrolla mi bebé en su semana 33 de gestación?

Debido a que en las últimas semanas de embarazo tu bebé ha incrementado su peso, su apariencia arrugada ha ido desvaneciendo con el estiramiento de su piel.

En su mayoría sus huesos se han endurecido mucho y continúan en pleno proceso de formación.

A excepción de los huesos de la cabeza, los cuales hasta ahora son un cumulo de huesos separados que tienen espacio entre sí.

La flexibilidad que tienen los huesos de la cabecita de tu bebé, le permitirán pasar con más facilidad por el ductor vaginal, al comprimirse y amoldarse al espacio de salida.

Tanta es la presión que se ejerce durante el proceso de parto que, algunos bebés nacen con la cabeza en forma de cono, pero no te preocupes porque es algo totalmente normal y no les genera ningún tipo de daño.

Lo cierto es que, esa deformidad es temporal y en poco tiempo mantendrán un aspecto normal.

Pero debes saber que los huesos de su cabeza no se encontrarán complementamente unidos hasta que se encuentre entre los 9 y 18 meses de haber nacido.

Semana 33 de embarazo

Estado de la madre durante la semana 33 de embarazo

Con el paso de estos días es posible que sientas dolor e incluso una especie de insensibilidad en los dedos, muñecas y manos.

Estas molestias generalmente se presentan durante la noche o en la mañana al levantarte durante la semana 33 de embarazo.

Al igual que otros tejidos del cuerpo, los que se encuentran en las muñecas también pueden hincharse, lo que aumenta la presión en el túnel carpiano, el cual es un hueso que hay en la muñeca.

Los nervios que pasan por el túnel carpiano se estiran a tal punto, en el que, crean una sensación de hormigueo y punzadas de dolor agudo.

Semana 33 de embarazo

Es posible que comiences a sentir una sensación de hormigueo en los brazos, muñecas y manos.

Masajes en el perineo

Así mismo, debemos recordar que cada vez nos acercamos más a la fecha de parto por lo que, es recomendable tomar ciertas prevenciones ante esta fecha.

Muchas parteras recomiendan realizar una serie de masajes alrededor de la vagina para ayudar a prevenir los desgarros vaginales.

En realidad, no todas las embarazadas se sienten cómodas con este tipo de masajes, pero si te gustaría probarlo, te encuentran en una etapa muy buena para empezar.

Para hacerlo deberás:

  1. Lávate las manos y siéntate en un lugar fijo en donde te sientas cómoda
  2. Ahora debes abrir las piernas y colocarte en posición semi-acostada
  3. Colocaras un poco de vitamina E en aceite de oliva puro y con ayuda de tus dedos, untaras la mezcla alrededor del perineo.
  4. Ubica tus dedos aproximadamente 4 centímetros debajo de la falange, dentro de tu vagina
  5. Presiona hacia abajo y hacia los lados al mismo tiempo.
  6. Continúa estirando suave pero firme, hasta que sientas hormigueo o quemazón.
  7. Mantén el estiramiento por dos minutos o hasta que la sensación de quemazón o hormigueo desaparezca.
  8. Ahora suavemente masajea el canal de debajo de la vagina.
  9. Continúa haciéndolo por lo menos 3 o 4 minutos.

Y listo puedes descansar, es importante que hagas todo el procedimiento con cuidado, recuerda que los tejidos que se encuentran en tu vagina son muy sensibles.

También evita presionar la uretra, debido a que podrías causar infección o irritación.

Temas