Tener un bebé de 1 mes puede representar todo un reto, ya que se vienen cambios trascendentales para la vida de los padres y de toda la familia.

Cambiarlo, bañarlo, alimentarlo, vestirle, horas de sueño fueron solo algunos de los desafíos que tuviste que adaptarte cuando tu bebé llego a casa.

Cambios en el bebé de 1 mes

A esta edad tu bebé de 1 mes llegara a aumentar entre 500 y 750 gramos y su talla incrementara entre 3 a 4 cm, aunque esto suele variar en algunos caso, puedes visitar al pediatra para que verifique el progreso en peso y talla de tu bebé.

Un bebé recién nacido suele comer cada tres horas, lo que supone un gran reto para los padres, ademas no duermen toda la noche, lo que se traduce en horas de insomnio para los padres.

Cuando tu bebé de 1 mes alcanza esta edad las cosas no cambian mucho pero si podrás observar que la frecuencia con que te pide de comer se estabilizará.

Bebé de 1 mes recién nacido

Bebé de 1 mes recién nacido

Cambios para la rutina familiar

Ambos padre deben aprovechar las horas de sueño del bebé de 1 mes para descansar, su rutina seguirá siendo exigente ya que su hijo les demandara mucho tiempo, cuidados y cariño.

Cada día será un verdadero desafió para ambos, puede que en ocasiones duerma casi todo el día levantándose para comer y en las noches no duerma nada, esto invertiría la rutina de los padres por completo.

La madre sigue siendo la figura principal al cuidado del bebé, quien debe de permitirle a su hijo interactuar con el mundo exterior llevándolo por toda la casa para que se familiarice con los sonidos de su hogar.

Consejos para padres y madres

Durante esta etapa el bebé de 1 mes requiere la atención de ambos padres para fortalecer los lazos que los unen y brindarle un ambiente de seguridad al bebé.

Es común que los bebés de esta edad sufran de cólicos manifestándose con llanto intenso y repentino, llevarlo al pediatra es un deber si esto suele pasar muy a menudo.

Debes continuar brindándole a tu bebé lactancia materna empleando las técnicas adecuadas que evitaran que tu niño acumule gases.

Si tu bebé no alcanza el peso o tamaño adecuado a pesar de seguir comiendo igual, no te alarmes, en ocasiones suelen compensar esto el siguiente mes.

Es recomendable que el bebé duerma en la misma habitación que sus padres en su propia cuna a esta edad para poder estar atentos cuando el niño tenga hambre o necesite un cambio de pañal.

Temas