La llegada de un bebe al núcleo familiar, en general causa alegría e incertidumbre en los futuros padres. Una de ellas es cual será el sexo que tendrá el futuro recién nacido, hay leyendas que lo predicen, como la tabla maya.

Hoy en día el método más efectivo para saber los caracteres sexuales de tu bebe es el ecográfico. Sin embargo para determinar esto por ecografía se necesita esperar hasta la semana 15 del embarazo.

Muchos padres pueden no querer esperar tanto tiempo así que recurren a otros medios para intentar acertar el sexo. Aunque nunca olvides acudir a tu chequeo médico, para saber las condiciones en que viene tú bebe.

Tabla maya para saber el sexo de tu bebe

Los mayas crearon una tabla maya con la que se podía determinar el sexo de sus descendientes

Quien no conoce la civilización maya, una de las más antiguas y avanzada de aquella época. Los mismos se caracterizaban por tener registros matemáticos detallados de cada cosa que hacían o producían.

Como toda tribu, siempre buscaban que los descendientes de cada familia fueran en el primer caso un varón. Esto con el fin de salvar la casta y en el caso del núcleo familiar real proteger su jerarquía.

Por eso comenzaron a estudiar cual era las probabilidades de determinar el sexo de la generación próxima. Para esto utilizaron a múltiples parejas de las cuales anotaron diversos ítems para llegar a dicha conclusión.

Una vez que lograron seguir estadísticamente a las parejas estudiadas lograron obtener un calendario que predecía el sexo del bebe. Para aquel entonces tenía una exactitud mayor del 70%, por eso fue que tomo notoriedad y permaneció en el tiempo.

Tabla maya ¿verdad o mentira?

Tabla maya para saber el sexo de tu bebe

Para poder interpretar la famosa tabla maya no necesitas leer mucho, es muy fácil de usar. Este es un calendario que se basa en las fases lunares que se dan durante el transcurso de un año.

Los mayas en sus estadísticas llegaron al desenlace de que, el acto de la concepción en luna nueva o progresiva. Te daba la oportunidad de tener a un hijo varón, y en luna llena o menguante a una niña.

También es importante el año en que se concibió así como edad materna, los cuales son fundamentales. Por ejemplo, si ambos números son impares o pares las posibilidades de una niña son muy altas. Por otro lado si los números no son parejos, por ejemplo la mezcla de par e impar. Las posibilidades de tener a un niño son más altas, recordemos que esto no es 100% seguro o fiable.

Usar este método es una forma entretenida de intentar saber cuál será el sexo de tu hijo. Es bueno que lo realices con tu pareja para que sea más divertida la situación. Por eso debes tener claro cuál es tu edad y el mes con el día en que concebiste.

Si no recuerdas la fecha en que concebiste debes sumarle 13 días a la última fecha de menstruación. Esta te dará un aproximado de dicho momento. En fin no es un método seguro pero te divertirás un rato.