Los sarpullidos por calor en bebés, también conocidos como sudamina o miliaria, aparecen con mucha frecuencia en bebés y niños pequeños. Estos se origina cuando los poros de las glándulas sudoríparas se tapan e impiden que la transpiración pueda salir. El sarpullido aparece en forma de pequeños bultitos o ampollas rojas en la piel del infante.

Este se presenta en partes del cuerpo del bebé donde las prendas de vestir se encuentran más ajustadas. Como el cuello, estomago, pecho, entrepierna y nalgas. También pueden aparecer si le colocan gorro en su cabecita y frente. Sucede mucho en los bebés porque sus poros son más pequeños que de los adultos.

Sarpullidos por calor en bebés

Los sarpullidos por calor en bebés se originan cuando los poros de las glándulas sudoríparas se tapan.

Causas de los sarpullidos por calor en bebés

Cuando la temperatura del ambiente es cálida y húmeda, estos sarpullidos suelen aparecer en la piel del bebé. Sin embargo, también pueden aparecer en época de frío, aunque no es tan común. Si el bebé está cubierto con demasiadas prendas de vestir o si tiene una fiebre que lo hace sudar demasiado, estas ampollas pueden aparecer y afectar al bebé.

Los sarpullidos por calor en bebés no son grave, pero es un signo que la temperatura del bebé está muy alta. Entonces debemos tomar previsiones para evitar que sufra de agotamiento o lo que sí podría ser grave, una insolación. Esta última podría llevar al bebé incluso a una deshidratación.

Además, según algunas investigaciones, el síndrome de muerte súbita infantil aumenta si un bebé duerme con una temperatura corporal muy alta. Lo que hace que los papás deban estar atentos ante la aparición de sarpullidos por calor en bebés.

Sarpullidos por calor en bebés

Cuando la temperatura del ambiente es cálida y húmeda, estos sarpullidos suelen aparecer en la piel del bebé.

Tratamiento del sarpullido por calor en bebés.

Hay varias formas de cómo tratar los sarpullidos por calor en bebés. Primero que todo, debes buscar bajar la temperatura corporal, quitándole la ropa y llevarlo a una zona con sombra y temperatura que no haya calor.

También es necesario lavar la piel del bebé con agua fresca y aplicar paños húmedos en las zonas afectadas. Todo esto para bajar la temperatura de su cuerpo.

Luego, déjalo secar al aire libre sin utilizar toalla. Debes evitar aplicar algún tipo de crema, a menos que lo haya indicado el médico. Deja a tu bebé desnudo el mayor tiempo posible. Luego vístelo con ropa muy ligera y fresca.

Sarpullidos por calor en bebés

Los sarpullidos por calor en bebés no son grave, pero es un signo que la temperatura del bebé está muy alta.

Recomendaciones para evitar el sarpullido por calor en bebés

En días calurosos, mantén a tu bebé con prendas de vestir ligeras y frescas en la sombra de tu casa o en sitios externos con sombra y no calurosos.

Alimenta con frecuencia al niño para que se mantenga hidratado. Revísalo constantemente para ver como esta su temperatura. Si ves que está sudando, lávalo con una toalla húmeda.

El niño debe dormir cómodo, en un ambiente fresco. Esto evitará que pueda ser afectado por esta molestia en su piel.

Los papás debemos estar atentos con nuestros angelitos. Para así evitar que puedan sufrir de estas afecciones tan incómodas, como lo son los sarpullidos por calor en bebés.

Temas