Es importante, conocer esta infección, la salmonelosis, para evaluar los posibles riesgos que pueden llegar a causar, especialmente, en embarazadas y niños.

Salmonella es una bacteria zoonótica, es decir, una bacteria que puede ser transmitida de animales a humanos, así como de humano a humano. La infección es muy frecuente en personas que trabajan en la granja.

 Es habitual en los continentes de Asia, África y América Latina. Por lo tanto, la mayoría de los casos se presentan en personas que han viajado a estas zonas o en personan provenientes de las mismas.

A pesar de que hay varias clases de esta bacteria, podemos dividir a la infecciones en aquellas causadas por Salmonelosis tifoidea o en aquellas causadas por salmonelosis no tifoideas. Estas últimas son la que más afectan a las mujeres embarazadas y a los niños.

Salmonelosis

La principal fuente de transmisión son los animales infectados, ya sea por contacto o por la ingesta de alimentos o aguas contaminadas.

¿Cuáles son las causas de la salmonelosis?

Como ya se mencionó anteriormente, es una enfermedad zoonótica, por lo tanto la principal fuente de transmisión son los animales infectados. Tanto como por contacto directo con ellos (vacas, gallinas, cerdos, conejos) o por la ingesta de alimentos o aguas contaminadas.

También, se ha demostrado que la infección puede transmitirse a través del aire contaminado con las secreciones de estos animales. Por ello estos casos son muy comunes en trabajadores de granjas.

 Los seres humanos son el único huésped para las infecciones provocadas por salmonellas tifoideas. La transmisión de estas cepas es por medio de los enfermos o personas sanas que se encuentren infectadas sin saberlo. Es por ello que la higiene juega un papel fundamental para evitar la infección por esta bacteria.

Salmonelosis

El principal síntoma es la diarrea, que puede variar desde una diarrea leve hasta una sanguinolenta.

 ¿Cuáles son los síntomas de la salmonelosis?

Ya mencionamos que las infecciones se dividen en dos tipos y dependiendo de esto, los síntomas serán diferentes en cada caso.

Cuando hablamos de fiebre tifoidea, aquella infección causada por Salmonelosis tifoidea. Los principales síntomas que pueden presentarse son: fiebre, cefalea, diarrea, estreñimiento, tos, náuseas, vómitos, anorexia, dolor abdominal, entre otros.

En cambio, aquellas infecciones causadas por salmonelosis no tifoidea  están más relacionadas con intoxicaciones alimentarias. Por ello el principal síntoma es la diarrea, que puede variar en cuanto a su presentación, desde una diarrea leve hasta una sanguinolenta.

También aparecen otros síntomas como dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares, náuseas, vómitos, cólicos y escalofríos.

Existen casos en los cuales se ha relacionado la salmonelosis en embarazadas con anomalías congénitas en los niños. Sin embargo, las conclusiones de estos estudios no han podido comprobarse.

Salmonelosis

La principal forma de evitar la salmonelosis es por medio de la vacuna, que asegura 2 años sin infección.

¿Cuál es el tratamiento para la salmonelosis?

Debido a que es una bacteria, se debe tratar con antibióticos. Existen varias opciones para el tratamiento, pero los más utilizados son la ciprofloxacina, la amoxicilina y la ceftriaxona.

Debes acudir a tu médico para que él sea quien te indique cual antibiótico debes usar. Pues existen algunas cepas que son resistentes a ciertos tipos de antibióticos.

Recuerda que no todos los antibióticos pueden usarse en caso de embarazadas y niños. Así que lo ideal es que realicen los exámenes necesarios para saber cuál es el medicamento ideal que debes consumir.

La principal forma de evitar la salmonelosis es por medio de la vacuna, que asegura 2 años sin infección. Si estas embarazada o tienes un niño pequeño, consulta con tu médico para decidir cuándo colocarte la vacuna.

Temas