Cuando vamos a ser papás, cualquier excusa parece buena para conocer el sexo del bebé. Una de las técnicas que gozan de bastante fama es la de interpretar el calendario lunar. Pero, ¿realmente es efectivo? Vamos a descubrirlo a continuación.

Porque, si has sido o vas a ser mamá, seguro que te han contado mil historias para conocer el sexo del peque. Tablas, calendarios, síntomas… Los más conocidos el calendario chino y la tabla maya, pero no las únicas herramientas que conocemos, evidentemente. Así que, si crees en estas cosas, prueba suerte, igual aciertas con el sexo del bebé antes de tiempo.

Cómo usar el calendario lunar para conocer el sexo del bebé

conocer el sexo del bebé

Conocer el sexo del bebé a través del calendario lunar implica que pongas de tu parte, como es lógico. Antaño, incluso hoy, los ganaderos lo usan para preñar a las vacas. ¿Te sorprende? Pues se hace según la necesidad, pues si necesitan hembras o machos, eligen una fecha u otra.

Evidentemente, no parece conveniente que lo uses según quieras niño o niña. Pero hay quien dice que funciona y que, según el día en que te quedes embarazada, el género del bebé variará.

Para ponerlo en práctica, primero tienes que calcular la fecha exacta de la concepción. Para ello, calcula la fecha de tu último día de regla, suma 14 días y ahí tendrás el momento concreto según esta técnica.

¿Por qué 14 días? Si una mujer tiene ciclos menstruales de 28 días con regularidad, es el momento en que se produce la ovulación.

¿Funciona realmente este calendario lunar?

Lo cierto es que este calendario lunar va a servir en diversos casos. Primero, si crees en este tipo de técnicas. Segundo, si has acertado y has dado con el sexo del bebé ya en un caso anterior. Pero no hay que olvidar que la verdad es que jugamos con las posibilidades. Más allá de la genética, una cosa está clara, es como tirar una moneda al aire, hay un 50% de que sea niño y otro tanto de que sea niña.

conocer el sexo del bebé

De hecho, si comparamos con el calendario chino y con la tabla maya, ninguno coincide, así que alguno estará equivocado, ¿verdad? De hecho, es posible que todos sean tonterias, aunque eso ya depende de lo que interprete cada persona.

Eso sí, según la ciencia, no tiene sentido aplicar la fase lunar para elegir tener un niño o una niña. Tampoco entre la ganadería para que una vaca dé a luz a una hembra o a un macho.

Así pues, si nos permites un consejo, acepta lo que venga y ama a tu retoño con todo tu ser. Eso es lo único que realmente ha de importar, ya que sea niño o niña, merece una buena vida y todo tu cariño. Lo demás son entretenimientos.