Las hemorroides son venas que drenan la zona del ano que por ciertos factores tienden a inflamarse. El tamaño de las mismas tiende a variar y dependiendo el grado puede ocasionar molestias o no. Las hemorroides durante el embarazo es una molestias común.

La sintomatología común de una hemorroide de acuerdo al tamaño que tenga puede ir variando. Desde un pequeño prurito o comezón en la zona rectal hasta un dolor que puede ser insoportable.

Otra de las cosas que hace preocupar al paciente es la aparición de un sangrado rectal leve o moderado. Que por lo general se da durante el proceso de defecación y más sí, las heces son muy compactas.

Hemorroides y embarazo

¿Por qué las hemorroides aparecen con facilidad durante el embarazo?

En el embarazo se producen una serie de cambios sobre el aparato gastrointestinal que tienden a ser molestos. Mientras el útero va creciendo de tamaño, además de altas concentraciones de la hormona progesterona.

Así como el estreñimiento fisiológico que tiende a existir una vez el útero crece y va ejerciendo presión. Sobre el intestino, lo que produce una disminución del tránsito intestinal, todo esto te hace propensa a las hemorroides.

Otra cosa que produce el útero en crecimiento, es la coerción que hace el mismo. Sobre los vasos inferiores, en este asunto la vena cava inferior y las venas que drenan la zona pélvica.

Al ocurrir esto la velocidad de flujo sanguíneo disminuye un poco, provocando que exista un aumento de presión. Esta presión provoca que las venas aumenten de tamaño y se dilaten de cierta forma intentando compensar las cosas.

La hormona sexual llamada progesterona, es subsidiaria de la aparición de procesos hemorroidales durante el embarazo. Su aumento en el organismo produce dilatación general de los vasos sanguíneos, aumentando la presión capilar. Además de contribuir a la relajación de la musculatura lisa, la cual comanda sobre el intestino, relenteciendo el tránsito.

¿Cuándo se dan y que problemas trae las hemorroides durante el embarazo?

embarazo y hemorroides

Es repetido y usual que aparezcan hemorroides durante el embarazo en el último trimestre del embarazo, etapa uterina de mayor tamaño. Aunque sí, la mujer ha padecido de esto antes del mismo puede que aparezcan los síntomas en los primeros meses.

La complicación más temida de una hemorroide es que exista la presencia de un coágulo en la zona afectada. Esto se le conoce como hemorroide trombosada donde el coágulo en ella provoca que esta aumente de tamaño. La misma tendrá un tamaño que generara molestias muy fuertes a la hora de caminar, sentarte y evacuar.

Es importante que estés al día con tus controles prenatales, para que así comuniques a tu medico los síntomas asociados. Además de intentar mantener una buena dieta rica en fibra para evitar la compactación fecal.

¿Qué podemos hacer para evitar la aparición de hemorroides durante el embarazo?

Lo ideal es evitar agravar el estreñimiento fisiológico que normalmente ocurre a través del consumo de fibra. Tomar abundantes líquidos ayuda a descompactar las heces, al igual que realizar rutinas de ejercicios leves.

No dures demasiado tiempo sentada en el excusado y tampoco aguantes las ganas de ir al baño. Sí, aparecen síntomas muy molestos lo recomendable que visites a los servicios médicos para que te orienten y valoren.

Temas