Muy pocas personas han tenido la suerte de que el pequeño duerma toda la noche, pero, de igual manera, algunos días es una tortura, pues el bebé no quiera cerrar los ojos en ningún momento de la noche. Cuando lleguen esos momentos tan difíciles, te daremos estos consejos para la siesta de tu bebé.  

Antes que todo, es necesario que tengas en cuenta que para la siesta de tu bebé, él debe sentirse cómodo y seguro. Si estás en una reunión o en la calle, dirígete a un sitio con colores claros y con poco ruido, de lo contrario será imposible que tome una siesta.

siesta de tu bebé

Es necesario que tengas en cuenta que para la siesta de tu bebé, él debe sentirse cómodo y seguro.

Dale un buen baño

El baño es el mejor consejo para la siesta de tu bebé que te daremos. Es el primer paso para que tu bebé aprenda a tomar la siesta. Báñalo con agua tibia, agrégale un poco de esencias como manzanilla, lavanda o toronjil.

Es importante que al llegar la hora de dormir evites jugar con él o incitarlo a que se entusiasme. Así tu niño aprenderá que con el baño se está preparando para su siesta y se acostumbrará a ello.

siesta de tu bebé

Es importante que al llegar la hora de dormir evites jugar con él o incitarlo a que se entusiasme.

Haz una rutina

Cuando el bebé es muy pequeño o recién nacido es el momento perfecto para establecer su horario. Planifique el día a día del pequeño y cumplan sus horarios. El bebé se irá acostumbrando y mientras vaya creciendo, notarás un gran cambio cuando tu pequeño se duerma a la hora que le enseñaste.
A la hora de tomar su siesta, llévalo a un sitio tranquilo. En caso de no haber comido, dale su biberón o pecho. Al terminar de comer y esperar un rato por el proceso de digestión o en caso de que no haya comido, acuéstalo en la cama o cuna y si tiene televisión debes apagarlo o bajarle volumen.
El cuarto debe tener muy poca luz y estar ambientado con sonidos muy suaves. Hay que tener en cuenta que enseñar a un bebé a dormir en total silencio también es un error, ya que a la hora de estar en la calle o simplemente no estar en su casa, será muy difícil calmarlo.

siesta de tu bebé

A la hora de tomar su siesta, llévalo a un sitio tranquilo. En caso de no haber comido, dale su biberón o pecho.

No todos los bebés aprenden de la misma forma

Cada pequeño tiene una personalidad distinta. En caso de que tú pequeño llore o patalea porque tenga sueño, tómalo con calma. Puedes dejar que llore, pero que el llanto no exceda más de 3 minutos.

A la hora de acostarse es normal que, al no estar acostumbrado, el pequeño tienda a enojarse. Pues piensa que su madre lo va a abandonar. Quédate a su lado, cántale o hazle sonidos de relajación para que se sienta seguro y aprenda a dormir por si solo.

Las siestas forman parte fundamental del desarrollo y crecimiento de tu pequeño. Por ello, es importante que tu niño tenga unos buenos hábitos de sueño. Sigue estos consejos para la siesta de tu bebé y tu niño nunca presentará problemas a la hora de dormir.

Temas