Aprende sobre los sacaleches y cómo usarlos, la clave es ser paciente. Con el tiempo tu cuerpo por lo general aprenderá a acostumbrarse. Conoce todo lo que tienes que saber sobre los sacaleches y más en la siguiente información.

Los sacaleches y cómo usarlos

Los sacaleches y cómo usarlos

Los sacaleches y cómo usarlos

En las primeras cuatro semanas, tu bebé y tú deben trabajar juntos para iniciar y construir el suministro de leche. Si tu bebé está sano y la lactancia va bien, no necesitarás un sacaleches.

Sin embargo, el bombeo es realmente útil si necesita estar separada de su bebé en cualquier momento. De lo contrario disfruta de este tiempo con tu bebé y ten la seguridad de que incluso si planeas extraerse leche de forma regular en el futuro, no es necesario “entrenar” a tu cuerpo para extraer leche en las primeras semanas.

Si tu bebé no puede alimentarse directamente del seno, tal vez porque es prematuro o tiene alguna necesidad especial, comience a extraer la leche materna dos veces después del parto. Existen investigaciones que muestran que comenzar a extraerse en las primeras horas

Si es tu primera sesión de extracción de leche no te preocupes si no recolecta un cantidad suficiente al principio, la succión adicional regular pronto debería estimular sus senos para producir más leche.

Algunas madres pueden encontrar el momento ideal una hora después de su primera alimentación, ya que le da mayor rendimiento de leche, otras prefieren hacerlo después de su segunda comida. Por eso intenta ver cuál es el mejor momento para ti y que se ajuste a tu estilo de vida.

Cuando encuentres el momento perfecto, lo recomendable es que te quedes con ese horario para que tu cuerpo se acostumbre al uso de tu extractor de leche.

Siempre lávate las manos antes y después de la extracción de leche y limpia cuidadosamente las partes de la bomba que hagan contacto con tu leche o la boca de tu bebé.

Los sacaleches y cómo usarlos

Los sacaleches y su utilización

Algunos consejos adicionales

También deberás desinfectar cada pieza después de cada uso, asegurate de dejar que todas las piezas secas completamente y luego puedes guardar el conjunto de la bomba en una bolsa o recipiente transparente hasta el próximo uso.

Para evitar interrupciones de tus sesiones de extracción de leche, ten todo lo que necesitas cerca antes de empezar. Es posible que desees una bebida o un bocadillo, tu celular, bolsas de almacenamiento de la leche extraída y un paño para absorber cualquier goteo.

Existen sujetadores de bombeo especialmente diseñado para que mantengas tus manos libres, esto hace mucho más fácil poder moverte.

La mejor posición para bombear es aquella es donde tú estes comoda, es decir, estas muy relajada, ya que es esencial que te sientas bien para la liberación de la hormona oxitocina. La incomodidad y las distracciones pueden obstaculizar este proceso, así que elige un lugar privado y cómodo, asegúrate de que tus brazos y espalda estén bien apoyados mientras bombeas.

Si no estás utilizando un sostén de bombeo, mantén el protector de senos entre los dedos y usa la palma de la mano para sostener tu seno. Debes sostener el protector de senos de forma suave contra el seno, presionar demasiado fuerte podría comprimir el tejido mamario y obstruir el flujo de leche.

Temas