La grafomotricidad es una técnica de aprendizaje que se basa en una correcta ejecución de la movilidad fina en niños. Sí, describimos el termino este provine de las palabras “grafo” que significa escritura y “motriz” que describe movimiento.

Esta técnica tiene la finalidad de afianzar y fortalecer el desarrollo psicomotor en los niños. Y es que a medida que vamos creciendo es necesario pulir nuestras habilidades motoras finas y gruesas. Al afianzar dichas habilidades podremos realizar actividades complejas sin ningún tipo de problemas, y nuestra rapidez al escribir será mayor.

Por ejemplo, a veces podemos notar que somos un poco torpes a la hora de usar nuestras manos. Esto pasa, ya que durante el crecimiento y desarrollo motor de nuestras extremidades no las afianzamos como debía ser. Esta técnica tiene años de haberse puesto en práctica, sin embargo en muchos sitios fue olvidada y dejada atrás.

¿Que realiza la grafomotricidad que no hacen otras técnicas?

técnicas de grafomotricidad

La grafomotricidad es una técnica que permite potencializar el desarrollo de las habilidades motoras finas. Esta se debe practicar ya cuando los niños ya tienen cierta movilidad y agarre con las cosas, ejemplo un lápiz.

Al tener el niño cierto grado de agarre y habilidad con sus brazos y piernas es necesario complementar sus habilidades. Allí es cuando entra la grafomotricidad ya que permitirá al infante tener más control sobre su cuerpo.

La adquisición y aprendizaje de las destrezas grafomotrices se da a través del uso del trazo libre. Se deja al niño realizar figuras que él desee, con el fin de adaptarse a la idea de dibujar. Al niño dominar o empezar a tomar el trazo podrá ir adquiriendo soltura con los elementos básicos de la técnica. Poco a poco a medida que el niño vaya agarrando destreza manual se llevará a los trazos dirigidos.

La inclusión del niño en esta práctica es bonita porque se les enseña como coger las herramientas a usar. Luego también para darles lecciones de su funcionamiento una vez sepa y dominen como agarrarlas bien.

El objetivo es buscar el dominio total de instrumentos con las manos con el fin de mejorar su movimiento. En cuanto a materiales a usar primero se comienzan con tizas, luego esponjas y pinceles de grosor moderado. Al final una vez el agarre de estos primeros materiales este completamente dominado se les facilita el uso de lápices.

¿Cuál es el objetivo básico de la grafomotricidad?

Su objetivo primordial es analizar la correcta relación entre la mente y la motricidad fina. Esto con el fin de dar mayor fluidez al movimiento de las extremidades al realizar diversos movimientos.

La grafía se compone al trazar un movimiento especifico, lo que se busca es imitar dicho trazo. Cuando un individuo lo imita de forma idéntica sin ningún problema, se afirma que lo ha interiorizado. Al interiorizarlo se generan múltiples conexiones cerebrales que ejercen un gran control sobre diversos receptores. Los mismos se van afinando hasta generar una buena relación entre la percepción y la actividad motora.

Cuando un niño se le enseña bajo técnicas de grafomotricidad, este generara mayor confianza sobre la ejecución de movimientos. Algo que genera gran impacto en los individuos, es el tiempo en que se comienza a efectuar la escritura.

Esta etapa es dura, ya que ahí se pone a prueba la habilidad mano ojo para realizar los diversos trazos. De no realizarse de buena manera el niño se sentirá frustrado y será un punto de quiebre.

La Grafomotricidad básica como práctica complementaria de la educación infantil

Muchas instituciones de educación inicial utilizan estas técnicas para ir familiarizando a los niños con la escritura. A pesar de ser una técnica con bastante tiempo, la mayoría de las veces es desconocida.

Cuando el niño la practica adquiere un sinfín de habilidades, lo cual le permite expresarse a través de signos escritos. Cuando llegan a esa etapa su domino de brazos y manos esta sobre niveles altísimos. Este es el paso para que el individuo controle su cuerpo y a su vez su confianza se incrementa. Un niño que se desarrolla practicando la grafomotricidad es un ser que domina su espacio sin problemas.

Estudios afirman que la práctica de grafomotricidad ayuda afianzar y crear redes neuronales que serán duraderas. Permitiendo crear habilidades avanzadas que sobresalen entre las demás, gracias al control ojo mano creada.

Los niños tienden a hablar y caminar con mayor fluidez de acuerdo al año de desarrollo que posean. Al inicio los niños realizan técnicas de trazo libre y a medida que avanzan toman el trazo dirigido.

¿Qué etapa cronológica es la ideal para empezar a practicar la grafomotricidad?

ejercicios de grafomotricidad

A partir del año y medio es la edad perfecta, en esta etapa los niños comienzan a descubrir cosas. Mediante el uso de sus manos, claro está, su motricidad fina es limitada, pero es bueno iniciar con tiempo.

La respuesta a la técnica dependerá del grado de interés, edad y atención que ponga el niño. Mientras más pequeños sean, su habilidad será menor pero es la etapa ideal, a diferencia de los más grandes.

¿Qué cosas pueden ser usadas para estimular la grafomotricidad?

Entre los materiales correctos, son elementos de expresión plástica como temperas, pintura de dedos, plastilina, arcilla y papeles con textura. Lo primordial es hacer que el individuo experimente utilizando los sentidos para que el tacto y la vista se correlacionen.

Durante la práctica de grafomotricidad se les enseña nociones básicas en orientación sobre el espacio. Por ejemplo pintar de abajo hacia arriba, fuera y dentro de un objeto así como trazar las líneas establecidas.

Establecer los límites de los objetos es una de las cosas que se aprende, así como su relación espacial. Para realizar esta técnica hay que tener paciencia ya que la constancia es la clave para tener una buena psicomotricidad.

Es importante seas paciente con tus hijos a la hora de practicar y mantener un horario de ejecuciones. Ya que la práctica constante y mantener un horario concreto, es la clave para el éxito de la grafomotricidad.