Las posturas para dormir embarazada no son fáciles de encontrar y por eso muchas mujeres no descansan bien.

Los propios síntomas del embarazo, como la acidez estomacal, la ansiedad, la necesidad de ir continuamente al baño también dificultan encontrar la postura correcta a la hora de conciliar el sueño.

Suele haber algunas posturas más adecuadas que otras, pero la mujer debe adoptar la haga sentir más tranquila y cómoda.

Algunas mujeres durante el tercer trimestre es posible utilicen un brasier y una faja de maternidad para sentirse más cómodas al brindarte mayor soporte en los senos, abdomen y espalda. Pero dependerá de cada mujer y su comodidad.

dormir embarazada

no es fácil encontrar la postura correcta

¿Cuáles son las posturas para dormir embarazada?

Lo importante es que la mujer encuentre su postura correcta para que pueda descansar. Para todas las mujeres no es siempre la misma, puede variar de acuerdo a su estado general de salud.

Las posturas que recomendamos son las siguientes:

De lado y con una almohada entre las piernas

Esta postura ayuda a mantener la espalda de forma recta y a no forzar la curvatura lumbar. Así se evita que el peso de una pierna caiga sobre la otra.

dormir embarazada

hay algunas posturas más recomendadas que otras

Con los pies elevados

Evita la hinchazón de las piernas el acostarse con unas almohadas bajo los gemelos. También previene la aparición de varices, calambres y pinchazos en las piernas.

De espaldas

Esta postura es la menos recomendable, ya que puede provocar una mala circulación debido a que todo el peso de tu útero, intestinos y vena cava inferior se coloca sobre la espalda. Tampoco se recomienda dormir boca abajo por razones similares.

Dormir semisentada

Es la postura ideal si la mujer tiene problemas estomacales como reflujo o es de digestión lenta. La posición es colocarse semisentada en la cama y en posición cómoda.

También se recomienda esta posición para cuando la mujer tenga congestión nasal, sensación de ahogo o palpitaciones. Es recomendable utilizar varios cojines para apoyar la espalda. Esta postura también reduce los mareos que surgen cuando se está mucho tiempo en una posición demasiado horizontal.

Los buenos hábitos para dormir

Más allá de las posturas es importante incorporar buenos hábitos para dormir y descansar. Algunos de ellos son:

  • Seguir un horario para dormir
  • Establecer una rutina antes de acostarse
  • Mantener el cuarto fresco y limpio
  • Bloquear la luz y ruido para descansar mejor
  • Reservar la cama solo para dormir y estar con la pareja

Temas