Conoce un clásico de los cuento infantiles, El ganso de oro. Aquí la historia:

Había una vez un viejo leñador que tenía tres hijos. El menor de los tres se llamaba “Tontín”, y sus hermanos lo despreciaban porque era demasiado lento para trabajar.

el ganso de oro cuento infantil

Un día, cuando el hijo mayor y más fuerte del leñador estaba talando  en el bosque. Un anciano apareció de repente vestido con harapos, pidiendo un sorbo de agua y comida.

“No conseguirás nada de mí, viejo inútil. Fuera del camino”, gritó el joven y continuó su trabajo talando los árboles. Entonces el hombre canoso lo maldijo. Desde arriba cayó una rama pesada y cayó sobre la cabeza del joven leñador.

Cuando regresó a casa con dolor y tristeza, el mayor de los hijos del leñador le contó a su hermano mediano lo que había pasado. Pero luego salió al bosque para seguir trabajando. Unas horas más tarde, el anciano débil apareció en el mismo lugar, y cuando pidió comida y un sorbo de agua, el muchacho respondió:

“No te daré nada, viejo débil. Hazte a un lado. Y una vez más el hombre canoso ha echado una maldición sobre el niño. Esté nuevamente ha sido golpeado duramente en la cabeza por una rama cortada de los árboles.

Con tal desgracia, el hermano medio regresó a casa. No quedaba nadie para trabajar. Tontín decidió talar los árboles y adentrarse en el bosque a toda velocidad.

Cuando llegó, el viejo apareció en los árboles para pedir agua y comida. Tontín no lo pensó dos veces y aceptó compartir su comida con este hombre débil. Para recompensarlo, el viejo le dio nada menos que un ganso de oro.

Feliz con su regalo, Tontín fue a la cabaña para reunirse con su padre y sus hermanos. Pero mientras era de noche, decidió esconderse en una pequeña posada en medio del bosque.

Un posadero vivía con sus tres hijas que, al ver llegar a Tontín con su ganso de oro, quisieron aprovechar y robarle las plumas doradas del animal.

el ganso de oro

La mayor de las niñas esperó a que Tontín se durmiera. Esta se coló en la habitación en busca del ganso de oro.

Pero cuando finalmente le puso las manos encima al animal, se atascó sin esperanza y no pudo escapar. Como las otras dos hermanas, que estaban pegadas una detrás de la otra.

A la mañana siguiente Tontín llegó a casa sin darse cuenta de que las chicas se arrastraban con él y se pegaban al ganso de oro.

En el camino un granjero quería ayudarlos, pero también se quedó atascado en el animal sin poder escapar. La esposa del pobre hombre decidió entonces hacer algo por su marido, pero tan pronto como ella lo tocó, fue llevada a la fila.

El perro de la mujer, que vio a su amante arrastrándose por el suelo, intentó ayudarla agarrándole los tobillos, pero tanto el pobre animal como el gato de la granja y tres polluelos fueron bloqueados innecesariamente, justo detrás de la mujer, el granjero y las tres hijas del posadero.

Con el paso del tiempo, esta extraña caravana llegó a la ciudad, donde el rey tenía una hija de la que nunca pudo reírse. La amargura del rey era tan grande que ofrecía la mano de la princesa a cualquiera que pudiera hacerla reír.

Afortunadamente para Tontín, la triste chica descansaba en su dormitorio en ese momento y vio esa fila de personas y animales arrastrándose por el suelo explotando en miles de risas, por lo que el rey no tuvo más remedio que casarse con ella con el maltratado chico.

Así que en poco tiempo Tontín logró casarse con la princesa para comenzar una vida de alegría y felicidad.