Los niños desobedientes se desesperan de sus padres y son una fuente de disgusto en la familia. Claudia Quiroz, psicóloga del Centro Crece, nos da pautas para que nuestros hijos nos escuchen. Así, no tener que llegar a castigar a un niño de 3 años.

Padres, abuelos y educadores son los Pepe Grillos de los niños; primero debemos acompañarlos y corregirlos, y luego, a medida que maduran. Es nuestra tarea intentar describir, explicar y ayudar al niño a ser consciente de las consecuencias de sus acciones. Todo esto para ayudar a nuestros hijos a desarrollarse gradualmente de una manera más segura e independiente.

desobediencia en niños de 3 años

castigar a un niño de 3 años

Este proceso se llevará a cabo gradualmente. La edad del niño caracteriza la manera en que los padres tratan con la desobediencia. El objetivo es que el niño adquiera habilidades que le permitan comunicarse e integrarse en el entorno en el que vivirá.

La desobediencia es normal durante este proceso. El niño descubre los límites del entorno, distingue lo que está bien y lo que está mal, lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer. Y el niño no sólo puede encontrar estas respuestas, los adultos deben guiarlo y ayudarlo.

A la edad de 3 años, la obediencia se vuelve cada vez más compleja.

A partir de los 3 años comienza la fase de comprensión de las palabras y frases, nuestra forma de comunicarnos con los niños cambia.

Si queremos educar a nuestros hijos a esta edad y hacer que nos entiendan, las frases deben ser positivas porque pueden entender mejor los acontecimientos. Por ejemplo, en lugar de decir: “No tires tus juguetes o zapatos”, es mejor decir: Deja el juguete en la caja o dáselo a tu madre. Cuando el niño hace lo que le pedimos, siempre debemos terminar con un cumplido como “muy bueno”.

A esta edad, el niño será mucho más receptivo que en las etapas anteriores, comprenderá que ha dado alegría a la madre y al padre, y se sentirá feliz y querrá llegar de nuevo a este momento, y luego tenderá a repetir la acción. Cognitivamente, el NO comienza a entenderse sólo a la edad de 3 años.

La actitud de los padres al castigar a un niño de 3 años

Una manera de asegurar que el niño siga las instrucciones y luego integre el concepto de obediencia es enfatizar que son los adultos quienes deciden por qué están bajo su cuidado.

Es importante que estos adultos, ya sean padres o abuelos, sean coherentes. Es decir, firmes y afectuosos en diversas situaciones y que fijen límites en el momento manteniendo la compostura.

La coherencia es la base del respeto y la seguridad de los niños.

Es muy importante bloquear a los niños, lo que significa que tanto la madre como el padre tienen la autoridad para crear hábitos, y por lo tanto ninguna de estas cifras debe ser devaluada antes que el niño.

Esto incluye horas para bañarse, alimentarse, juegos individuales de niños y juegos de padres con ellos, comidas, ir a la cama, caminar, cuentos, etc…

También se necesita cierta flexibilidad.

como castigar a un niños de 3 años

castigar a un niño de 3 años

Dependiendo de las circunstancias o de la temporada, algunas rutinas son más o menos difíciles de realizar. Por lo tanto, es necesario dejar abierta la posibilidad de flexibilidad. Así que, poco a poco, los niños tienen seguridad. Lo que lleva a los niños al caos es que no son capaces de manejar emociones como el miedo o la tristeza.