Los eczemas en niños son erupciones que aparecen en la piel, suelen ser bastante comunes y causan mucho picor. Pero el problema puede agravarse cuando el niño se rasca la zona y puede producir hasta infecciones en el lugar sobretodo cuando no guarda las condiciones de higiene necesarias.

Generalmente el eczemas en niños suele aflorar durante los primeros cinco años de vida, aparece y desaparece, no suele ser contagioso pero causa molestias y picazón extrema.

¿Qué el eczema en niños?

El eczema en niños también se lo llama “dermatitis atópica” y es un sarpullido en la piel. En niños que tienen más de un año aparece por lo general en el denominado pliegue del codo (parte inferior del mismo), detrás de las rodillas, los tobillos o las muñecas. También se puede extender a cualquier parte del cuerpo.

Suele aparecer y a los pocos días desparece pero su principal problema es que causa una comezón intensa y puede ser muy incómodo. Además el sarpullido que provoca puede resultar un problema estético, debido a que no presenta un buen aspecto, y hacer que el niño tenga problemas a la hora de socializar.

Hay que tener en cuenta que el eccema es un proceso descamativo y aunque los mecanismos implicados en cada uno de los tipos de eccema son distintos, en todos hay una alteración en los glóbulos blancos, lo que facilita una reacción inmunológica anormal a sustancias externas al individuo.

En general no se conocen factores desencadenantes como los alimentos o procesos infecciosos, lo que si ocurre con en los adultos.

Los eczemas en niños

evitar que se rasquen es fundamental

¿Qué causa un eccema en niños?

Aunque no se sabe cuál es la causa específica que produce los eczemas si se ha estudiado y concluido que son hereditarios. Por eso es probable que algún familiar directo lo haya tenido alguna vez, o incluso si tuvo asma o alergias.

Lo importante es saber que no es un reacción alérgica pero si debe saberse que los agentes irritantes pueden causarlo, tales como el humo del cigarrillo o el polen. Si estás amamantando al bebé la dieta que lleve a cabo su madre también podrá provocar un eccema.

Otras cosas que causan un eccema son:

  • El calor
  • Agentes irritantes que están en contacto con la piel (sustancias químicas, lana, jabones, lociones, etc.)
  • Piel seca
  • Cambios bruscos en la temperatura
  • El estrés

¿Cuáles son los síntomas de los eczemas en niños?

Los síntomas de los eczemas en niños pueden variar de acuerdo a las edades. Entre los 2 y 6 meses de edad (y hasta los 5 años), los niños con eccema suelen tener:

  • Picor
  • Enrojecimiento de la piel
  • Sequedad en la piel
  • Granos en mejillas, cuero cabelludo y frente
  • Costras y úlceras rojas en las áreas afectadas

También en esas edades los niños pueden desarrollar:

  • Erupciones circulares (que suelen sobresalir de la piel)
  • Escamas en la piel
  • Gran picor detrás de codos o de sus rodillas

A medida que el niño va creciendo las erupciones son:

  • Menos escamosas, sobretodo en las primeras fases del eccema
  • Aparece una piel reseca
  • Acompañadas de una gran picazón

Los síntomas van mejorando y empeorando a medida que pasa el tiempo. De manera periódica se producen reactivaciones y recrudecimiento de los síntomas.

Suelen ser peligrosas esas etapas porque los niños no aguantan la gran pizacón y suele rascarse, lo que empeora el eccema y se puede convertir en zonas de color marrón y con piel engrosada.

¿Cuánto dura un eccema en niños?

Pueden durar meses o hasta años, en sus distintas fases. Van apareciendo y desapareciendo a lo largo del tiempo.

La mejora suele darse en los niños entre los 5 y 6 años. Para otros niños duran hasta una edad mayor, e incluso se reactivan durante la adolescencia los primeros años de la etapa adulta.

Con la llegada de la pubertad muchos niños experimentan una reactivación del eccema, que se lo relaciona con sus hormonas, la utilización de cosméticos, el estrés y los productos que suelen irritar la piel.

Los eczemas en niños

suelen producir gran picor

¿Hay medidas de prevención para un eccema?

Se pueden tomar algunas medidas para evitar la aparición de los eczemas en niños. Éstas no asegurarán un ciento por ciento en que no aparezcan. Entre estas medidas preventivas estan:

  • Vestir con ropa de algodón
  • Evitar el contacto con sustancias que puedan irritar la piel
  • Usar jabones sin perfumes
  • Utilizar guantes cuando se está en contacto con el agua durante mucho tiempo
  • Limitarse a duchas con agua fría
  • Evitar actividades que produzcan la sudoración excesiva
  • Cuidar la piel aunque el eccema desaparezca

También pueden atenuarse sus síntomas evitando los desencadenantes, entre los que se encuentran:

  • El moho
  • Polen
  • Polvillo
  • La caspa animal
  • El humo del tabaco
  • El estrés emocional
  • La tentación de rascarse

¿Cómo se trata un eccema en niños?

El eccema puede tratarse de forma casera de la siguiente forma:

  • Colocar crema hidratante a su niño: luego del baño, tras haber sido secado con suavidad
  • Aplicar compresas frías sobre las áreas que están irritadas:  lo que aliviará el picor y evitará que su hijos e rasque
  • Mantener corta las uñas de su hijo: para minimizar las lesiones que podría hacerse al rascarse
  • Colocarle unos guantes finos: sobretodo cuando el niño no pueda evitar rascarse por la noche así se evitan lesiones mayores
  • Evitar la caspa animal del entorno doméstico
  • Hacer que el niño beba mucha agua: lo que hidratará su piel

Tratamientos con medicamentos

Una vez que hay sido evaluado por un pediatra le podrá recomendar ingerir algunos remedios tales como:

Corticoides: que generalmente se presenta en forma de pomadas para tratar los eczemas en niños. Son pomadas con cortisona y es lo que sustenta el tratamiento sintomático de la piel atópica. Esta ejercerá su acción solo en la piel y se aplicará de acuerdo a las indicaciones del médico.

Inhibidores tópicos de la calcineurina: cremas que tienen una efectividad similar a los corticoides de potencia media-baja. Su ventaja es que no atrofian la piel, por lo que pueden usarse durante más tiempo.

Antihistamínicos orales: combatirán el picor y reducirá los efectos del rascado continuo. También por su efecto sedante si el niño no puede dormir por la picazón.

Antibióticos: se deben presentar en ellos cuando aparecen infecciones. Se los aconsejan cuando el eccema está sobreinfectado y aparecen costras y hay supuración.

Temas