Tu bebé de 4 meses esta más grande, quizás te sorprenda lo rápido que ha aumentado de talla y peso, estará más activo y con muchas ansias de explorar el mundo.

Cambios en el bebé de 4 meses

Lo característico de un bebé de 4 meses es que son muy activos, disfrutan de tener compañía para jugar, comienzan a tener más fuerzas en sus miembros y ya pueden levantar un poco más la cabeza.

La ganancia de peso y talla comenzaran a ralentizarse a partir de este mes, llegara a ganar entre 500 a 750 gramos y ganara unos 6,5 cm de talla.

Ya sigue las cosas con la mirada, reconoce rostros, y buscara objetos.

Bebé de 4 meses

Bebé de 4 meses

Un bebé de 4 meses puede emitir algunos sonidos, como «baa», pero solo algunas silabas a partir de esta edad comenzara a comprender el significado del lenguaje.

Podrás ver como sonríe constante mente y se reirá a carcajadas en ocasiones

Los bebés a esta edad suelen dormir corrido durante la noche y descansar durante el día tomando algunas siestas.

El numero de evacuaciones se reduce, lo que supone un uso menor de pañales.

Cambios para la rutina familiar

Cuando ya tu bebé de 4 meses alcanza esta edad probablemente debas reincorporarte al trabajo, lo que supondrá un inconveniente a la hora de buscar a alguien adecuado para cuidar a tu bebé.

Pude que necesite estar vigilado una buena parte del tiempo ya que comenzara a disfrutar de la compañía y no le gusta estar solo, en ocasiones llorara muy fuerte si no encuentra a su mama.

La familia podrá dormir toda la noche gracias a que el bebé muy poco se despierta por las noches.

Bebé de 4 meses

Bebé de 4 meses

Consejos para padres y madres

Cuando tu bebé de 4 meses tiene esta edad es común ver como muchos te sugieren darle comida, pero recuerda que la organización mundial para la salud recomienda lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad.

Si debes regresar al trabajo es recomendable que almacenes tu leche materna extrayendo la para que tu bebé no pierda los beneficios que solo tu leche puede darle.

Recuerda que a esta edad son muy activos, no dejarlo sobre superficies altas o sobre la cama sin supervisión ya que pueden caerse.

Puedes estimular a tu bebé que ya emite balbuceos, gritos o risas, practicando con el algunos ejercicios donde puedes cambiar tus expresiones faciales y emitir sonidos para que el niño se familiarice con esta forma de comunicación, también ayuda mostrarle objetos y nombrarlos por su nombre como el biberón o algún juguete.

Temas